07 ene 2014

EL ENVEJECIMIENTO OCULAR

Consejos para detectar síntomas o signos de envejecimiento ocular y poder hacer una consulta al especialista a tiempo, que permita tratarlos y recuperar la visión para prevenir incapacidades definitivas.

El ojo es uno de los órganos que más precozmente manifiesta síntomas de envejecimiento. Se manifiestan como disminución funcional en la visión y molestias y alteraciones estéticas en los párpados y en los ojos. La disminución funcional consiste en la dificultad en enfocar de cerca (presbicia) y en ocasiones de lejos ( hipermetropía). Las alteraciones estéticas suelen ocurrir cuando el color blanco de los ojos se modifica y con frecuencia se los nota enrojecidos. Además, a veces comienzan a percibirse sensaciones de malestar, irritabilidad, ardor y sequedad que pueden ser dolorosos.

Cuando esto ocurre la expresión de la mirada se hace menos vivaz, los párpados superiores descienden y los ojos se abren menos. El rostro y la mirada parecen cansados o tristes. Suele acentuarse después de fijar la vista durante tiempo prolongado, trabajar, etc. Suele acompañarse de disminución de la secreción de lágrimas que hace que los ojos se sequen y cuesta abrirlos al despertar o se siente un deseo de mantenerlos cerrados y de masajearlos o de mojarlos durante el día. Las molestias pueden ser tan intensas que se percibe una sensación de cuerpo extraño que provoca que paradójicamente, los ojos  comiencen a llorar del malestar o el dolor. Estos cambios suelen producirse porque la sequedad ocular daña los tejidos de la superficie de la córnea y la conjuntiva y se producen lesiones denominadas queratitis. Otras veces las lesiones de queratitis ocurren por otros motivos, pueden ser causas orgánicas, desequilibrios hormonales, alergias o problemas emocionales. En ocasiones ocurre por la contaminación química ambiental debida al uso de productos domésticos o cosméticos, en particular por el abuso en la utilización de la lavandina, el amoníaco, solventes de pinturas o polución de cal.
El diámetro de las pupilas disminuye con la edad. Por ese motivo a muchas personas mayores les cuesta adaptarse a la oscuridad y leer o deambular con baja iluminación. La mirada de una persona con las pupilas más dilatadas parece ser más cautivante que si son pequeñas.


Algunas personas pierden las habilidades al deambular y se sienten inseguras porque no perciben claramente el entorno. Les ha disminuido su capacidad de ver hacia los lados, es decir, su campo visual. Esta situación puede darse por una enfermedad llamada glaucoma o por problemas de irrigación del ojo o del sistema nervioso central.  
Hay quienes por el contrario pierden la visión en el centro de la dirección de su mirada pero conservan la visión del entorno. Se produce en quienes sufren una enfermedad de la retina llamada maculopatía. A veces se manifiesta por presentar una deformación de las imágenes de uno de los ojos, por ejemplo ven uno de los bordes de una mesa recto y del  otro lado curvo. Puede deberse a stress, por mirar fijamente el sol o por problemas circulatorios seniles.
Otras veces, aunque la visión para la lectura no sea mala, cuando un rayo de luz ilumina de lleno los ojos, como ocurre durante la puesta de sol o por los faros de frente al conducir, se produce un fuerte resplandor que enceguece. Así lo describen quienes padecen catarata.

Muchos de estos síntomas de deterioro están relacionados con el  envejecimiento y progresan porque en esa etapa de la vida las defensas bajan y la capacidad de reparación de los tejidos dañados es menor, lo que provoca que las lesiones no cicatricen y progresen.

Conociendo nuestras debilidades frente a estos factores riesgosos la conducta más adecuada es conservar nuestro sentido de la vista sano aplicando nuestras habilidades para cuidar nuestros ojos. Esto implica una buena higiene controlando que el agua no tenga contaminación bacteriana ni química, humectación de los ojos con solución fisiológica o productos hidratantes (lágrimas artificiales) y protección frente al viento con anteojos envolventes. Para quienes practican natación, es importante evitar la penetración de agua con antiparras. También es recomendable mantener la ventilación de los ambientes, evitar la polución de químicos y la aplicación de cosméticos cerca de los ojos, que la climatización del ambiente le haga perder al aire la humedad necesaria y que la corriente de aire climatizado se dirija hacia los ojos.

Debe prestarse especial atención a no frotarse los ojos para evitar la progresión del astigmatismo.
Para detectar y prevenir el glaucoma y la maculopatía se recomienda hacer un examen oftalmológico completo una vez por año y evitar utilizar gotas de colirio que contengan esteroides. La catarata traumática puede prevenirse protegiendo los ojos con antiparras de alto impacto cuando se realicen tareas riesgosas.

Se puede evitar la progresión de los defectos de refracción (hipermetropía) y de acomodación (presbicia) usando los anteojos del modo correcto con el agregado del tratamiento farmacológico de gotas para la presbicia (presbigotas).

Las dificultades en la visión en los adultos normales suelen comenzar entre los 40 y 50 años debido a la aparición de la presbicia. La presbicia afecta a ambos sexos por igual.
Los problemas habituales de la refracción del ojo se denominan hipermetropía, astigmatismo y miopía. Los problemas de la acomodación son la presbicia y la flaccidez o paresia acomodativa. Se los puede tratar con medios ópticos, farmacológicos y quirúrgicos. Los ópticos pueden ser anteojos o lentes de contacto. Los farmacológicos son las gotas para presbicia e hipermetropía. Los quirúrgicos son láser o implante de lente intra-ocular.
 
Se puede detener la hipermetropía y la presbicia con medicamentos en gotas. Para la miopía existen métodos ópticos. Todos los problemas visuales mencionados tienen tratamiento quirúrgico, que se aplican el los casos mas avanzados. Sin embargo, cuando no son tan graves se utilizan los tratamientos con gotas y los tratamientos ópticos. También se pueden combinar tratamientos quirúrgicos con pesbigotas para mejorar el resultado y evitar la recidiva después del láser.

Es importante tener en cuenta que los problemas visuales graves cuando no pueden ser solucionados con anteojos son incapacitantes. Provocan gran deterioro de la calidad de vida y se acompañan de cuadros emocionales de angustia y depresión por las dificultades para relacionarse socialmente y el temor a la ceguera.

El desarrollo actual de la tecnología exige una óptima capacidad visual, las personas cuyas capacidades visuales se han visto disminuidas no se adaptan fácilmente a esta evolución tecnológica. En este caso, los tratamientos con presbigotas permiten recuperar la visión de lejos y de cerca a muchas personas que sólo podían mejorar su visión con medios ópticos o cirugía. Este tratamiento es ideal para prevenir el progreso de la presbicia desde que se inicia y para que las personas que no son aptas o no desean someterse a una cirugía puedan recuperar sus capacidades perdidas.

Facebook: oftalmologia gonzalez santos

Instagram: gonzalez.santos.ale

WhatsApp: 549 11 60 23 64 07

Twitter: @agonzalezsantos

Preguntas